Acticación y Armonización de los Chakras

Resultado de imagen de delfines sanadores



La siguiente Técnica Holística de Meditación, tiene el objetivo de Activar nuestro Cuerpo Energético, haciéndonos autoconscientes de él, de sus bloqueos y limitaciones, con la finalidad de liberarlo, así como la de proceder a la síntesis de los chakras y alcanzar el chakra único, a través de la conexión consciente y constante con nuestro Corazón Sagrado, que contribuirá a estrechar el vínculo con lo más profundo y elevado de nuestro Ser. En este fantástico viaje hacia una Conciencia más integrada con el Amor-Sabiduría Universal, es indispensable la colaboración de nuestro simpáticos y entrañables amigos los delfines, quienes a través de sus mágicas herramientas, colaborarán en la armonización de nuestros chakras.
Alcanzado este estado superlativo, podremos sintetizar estos centros energéticos en un único vórtice, el cual integrado en Nuestro Corazón Sagrado, irradiará los más magníficos haces cromáticos imaginables, formando un precioso arco iris, el cual se convertirá en nuestro flujo cuántico a partir del momento en el que nuestra Conciencia alcance este estado. Trabajar esta meditación durante varios días consecutivos y después periódicamente, es recomendable.

(pausa)

Comenzamos…
Nos colocamos en nuestro espacio sagrado…
Cerramos los ojos…
Relajamos el cuerpo, comenzando por las extremidades, tronco y cabeza…
Solicitamos la presencia de nuestro Séquito de Luz y visualizamos como nos acompañan estos magníficos seres en este precioso y mágico viaje…
Un increíble y poderoso haz de luz aparece proyectado desde lo más elevado de nuestro Ser y se instala asimismo en nuestro corazón. Es la voluntad de nuestro Ser Superior.
Continuamos conectados al ritmo de nuestra respiración…
Ponemos toda la intención en relajar todos los músculos del cuerpo…
Y entrar en un estado de total relajación…
Seguimos respirando…
Concentrados y en silencio…
Para alcanzar un estado de meditación profunda….

(pausa)

Nos conectamos con nuestro ritmo de respiración y con nuestro Corazón Sagrado…
Sentimos como nuestra esfera de conciencia, penetra dentro del Corazón, abriéndose paso lentamente…
Lo primero que veremos al entrar es el corazón físico…
Nos detenemos a observarlo y a escuchar como late…
Pero nuestra mágica esfera de conciencia puede penetrarlo y seguir adelante…
Detrás del corazón físico nos encontraremos con el corazón energético…
Podemos visualizarlo como una hermosa espiral…
La belleza de su brillante Luz verde circula por la espiral, permitiéndonos sentir profundamente la vibración que emite…
Seguimos avanzando lentamente…Atravesamos el corazón energético, para alcanzar nuestro espacio más Sagrado…
Se trata de una especie de gruta, es tan intensa esta morada, que nos vamos a permitir sentir el lugar en silencio…

(pausa)


Conectados con la vibración de nuestro Corazón Sagrado, vamos a proceder a la activación de la llama trina. Se trata, como sabemos de una llama de tres colores…
Por un lado es azul, en el centro es dorada y en el otro lado de color rosa…
Al principio, quizás pueda parecernos una luz muy pequeña, pero comprobaremos como poco a poco se va a ir expandiendo. Permanecemos unos segundos observando la llama…
Ahora esta llama de 3 colores, perfectamente activa e intensa,  alumbra la gruta, nuestro lugar más sagrado…
En esta observación vemos como hay una salida, una rendija que nos permite llegar a algún lugar…
Nos dirigimos a ella…Y cuando la cruzamos…Nos encontramos en una playa…Es nuestra playa…Es nuestro rincón de contacto con las conciencias delfínicas…Observamos el mar…Nos quitamos la ropa…
Y decidimos entrar…Vamos nadando…Hacia mar adentro…De repente veremos venir, 7 delfines…
Son nuestros delfines…Tenemos un delfín por chakra…Que nos ayudarán a limpiar, armoniza y activar este punto energético…Vemos como los delfines nos rodean, hacen un círculo…Nosotros nos hemos quedado parados en el centro…Uno de los delfines rompe el centro y se dirige a nosotros…
Es nuestro delfín del chakra uno…Es muy bonito hablar con este delfín…El delfín entra en nuestro chakra uno, le permitimos la entrada…Empieza a jugar, a hacer sus piruetas, reconstruyendo y armonizando y dejándonos la conciencia delfínica en este chakra…Cuando ha terminado…Vuelve al círculo de delfines…

(pausa 30 segundos aprox.)

Ahora viene hacia nosotros, el delfín del chakra dos…Preguntémosle cosas…El chakra dos…Situado 2 dedos por debajo de nuestro ombligo…Se convierte en como en un círculo, un hueco en nosotros mismos, que permite la entrada del delfín…Y entra y sale y juega…Cuando ha terminado vuelve al círculo donde están el resto de delfines…
Cada uno de los delfines tiene una personalidad definida…Podemos hablar con cada uno de ellos…Y conocerlos…

(pausa 30 segundos aprox.)

Ahora se acerca el delfín del chakra 3… Volvemos a generar el mismo hueco en nuestro chakra tres…Dos dedos por encima del ombligo…Y permitimos que nuestro delfín, entre, armonice y libere este chakra…Cuando haya terminado volverá al círculo de delfines…

(pausa 30 segundos aprox.)

Se presenta ante nosotros el delfín del chakra cuatro…El chakra corazón… Armoniza este chakra y poco a poco, después de conocer a este delfín y haber hablado con él, entrará en nuestro corazón…
Cuando haya terminado volverá al círculo de delfines…

(pausa 30 segundos aprox.)

Se presenta ahora ante nosotros el delfín del chakra cinco…El chakra de la comunicación…Normalmente es un delfín muy parlanchín… Hace su trabajo concienzudamente y lentamente, cuando el chakra esté totalmente armonizado, vuelve al círculo de delfines…

(pausa 30 segundos aprox.)

Nos aparece en este momento el delfín del chakra seis…Tenemos que permitir que este delfín entre en este chakra que se encuentra en el entrecejo…Generando ese hueco por el que podrá entrar, jugar…y sobre armonizar… sentimos el alivio en nuestra cabeza y como los pensamientos se relajan enormemente… Cuando haya terminado volverá al círculo de delfines…

(pausa 30 segundos aprox.)

Y nos aparecerá el delfín del chakra siete…El corona…Este delfín suele ser, sabio y anciano…Incluso puede ser un delfín de cristal…Jugará y hará sus piruetas encima de nuestra cabeza… Es muy responsable y consciente de la importante tarea que está llevando a cabo… si lo miramos a los ojos, conectaremos con su tremenda sabiduría… Cuando haya terminado volverá al círculo de delfines…

(pausa 30 segundos aprox.)

Ahora nosotros rogamos…que estos delfines nos ayuden a unificar todas nuestras energías en un solo chakra…En el chakra unificado del corazón…Mentalmente nos desplazamos hacia el chakra uno…Y recogemos sus espirales…Del uno subimos al siete…Recogemos la espiral del chakra corona…Del siete bajamos al dos…Recogemos las espirales del dos y subimos al seis…Del seis bajamos al tres…Recogemos y llegamos al cinco…Ahora tenemos todas las espirales en nuestras manos…Y llamamos al delfín del chakra cuatro…Él las recoge y entra dentro de nuestro corazón…Une todas estas espirales a la espiral de su chakra…Y las ancla…Él es ahora nuestro delfín maestro…Este chakra también se anclará a la llama trina…que ya tenemos activada…los delfines nos han dado su alegría…su conciencia de risa y de juego…Démosles las gracias…

(pausa 30 segundos aprox.)

Salimos de la playa…y volvemos a divisar la rendija que nos va a llevar a nuestra gruta…de vuelta al corazón sagrado…y nos damos cuenta de que ahora la llama es más brillante…nos dirigimos hacia el corazón energético…donde veremos el chakra unificado…todas esas espirales juntas…lo traspasamos y llegamos al corazón físico…y abrimos la puerta al exterior…

(pausa)

Tomamos conciencia de nosotros mismos otra vez…Integrados en la nueva vibración, es el momento de regresar a nuestro cuerpo…Poco a poco…Sentimos las extremidades…El tronco y la cabeza…Nos conectamos también con la Tierra…Y lentamente vamos abriendo los ojos…


Texto y Narración a cargo de Karme Millán y Núria Gómez

TEMPLE INANNA
Escuela Cosmosóphica
www.templeinanna.blogspot.com

Sanación Celular y del ADN


Imagen relacionada




La presente técnica de meditación tiene por objeto liberar y regenerar el sistema celular de nuestro cuerpo físico, así como activar nuestro ADN, en sus aspectos transpersonales, es decir, conectar con los códigos holísticos que van a llevarnos a alcanzar una etapa de vida más elevada, más auténtica y más cercana al origen esencial del Ser.
En el avance evolutivo, ya sea humano o de cualquier otro ser vivo, siempre se produce una constante síntesis y mutación, que es conducida por la experiencia y volcada en el inconsciente colectivo, de forma que la expresión de vida siguiente, siempre, será más rica y verdadera que la anterior. El proceso de evolución del hombre, requiere de una activación quántica, que garantice el despertar de la multidimensionalidad del Ser Humano. Cuando el Ser Humano se reconstruye quánticamente como lo que verdaderamente es, con respecto al Universo en el que habita y existe, el paralelismo entre el microcosmos y el macrocosmos se acentúa de tal modo que nada es tal y como lo habíamos concebido anteriormente. Todo se expande. Pero para que eso suceda, siempre todo tiene antes que concentrarse y contraerse. La confluencia entre el hombre y el cosmos, se convierte en ese flujo de sístole y diástole, es el pálpito del propio Universo, el que nos garantiza que somos y formamos parte de él. Ajustado nuestro sistema celular a la nueva característica y una vez activado nuestro ADN cuántico, la sanación del cuerpo es un hecho palpable, que va a permitirnos continuar más allá del mundo experiencial físico.

Comenzamos…

Nos colocamos en nuestro espacio sagrado. Cerramos los ojos. Relajamos el cuerpo, comenzando por las extremidades, tronco y cabeza…
Respiramos profundamente…
Sentimos como el ritmo de nuestra respiración se relaja, armonizándose con nuestro centro cardiaco…
Visualizamos y anclamos nuestro Ser para emprender este precioso y mágico viaje.
Un increíble y poderoso haz de luz aparece proyectado desde lo más elevado de nuestro Ser y se instala asimismo en nuestro Corazón. Es la voluntad de nuestro Ser Superior.
Continuamos conectados al ritmo de nuestra respiración…
Sentimos como nos conectamos más profundamente en nuestro Ser…
Ponemos toda la intención en relajar todos los músculos del cuerpo...
Y lentamente, entramos en un estado de total relajación…
Seguimos respirando…
Concentrados y en silencio, para alcanzar un estado de meditación profunda….

(pequeña pausa)

En este estado de profunda interiorización, visualizamos una preciosa esfera, como si fuera una burbuja, nos aparece justo ante nuestro chakra corazón. En ella volcamos toda la intención para poder llevar a cabo este importante trabajo.
Observamos como la burbuja se llena de nuestra intención y conforme lo hace, cambia de color.
Con la paz instalada en nuestro Ser, realizamos una corta inspiración, y comprobamos como la esfera es absorbida por el mismo centro cardíaco.
Ahora la esfera toma contacto con el corazón físico y tal y como lo hace, notamos como comenzamos a fluir a través del torrente sanguíneo. Sentimos claramente, el pálpito de nuestro corazón, como el bombeo, nos arrastra por las arterias. Estamos fluyendo en nuestro interior, de igual modo que lo hace la sangre. Sentimos como si estuviéramos siendo arrastrados por la corriente de un río, y nos dejamos llevar.
Desde este río, podremos ir a cualquier lugar de nuestro cuerpo. Es el momento de elegir destino. Podemos viajar al órgano que en estos momentos necesite nuestra ayuda o bien podemos viajar por todos los órganos de nuestro cuerpo, y así visitar nuestros pulmones, el estómago, el hígado, el sistema reproductor y digestivo, también localizamos, el resto de órganos cuya función es vital para estar vivos…
Lo primero que haremos es observar muy bien el estado del órgano, visualizamos si emite una luz brillante y también el color de ésta, o por el contrario si está apagado o su Luz es opaca. Observamos detenidamente si tiene un aspecto saludable o bien podemos detectar lesiones…

(larga pausa)

A partir de este instante nos damos cuenta que desde la esfera donde hemos puestos nuestra intención y que está instalada en nuestro corazón, aparece un haz de luz sanador que se dirige al centro mismo del órgano, estallando y alcanzando a cada una de sus células. Esta preciosa luz de elevada frecuencia, envuelve el órgano con su intensidad y brillo…
Sostenemos viva esta visualización durante unos instantes…
Nos detenemos unos minutos para poder realizar este trabajo metódicamente.

(larga pausa)

Vamos ahora a viajar hasta nuestro ombligo, allí nos encontramos con nuestras células madre…
Las observamos bien y nos introducimos dentro de ellas. Al hacerlo, veremos que hay una membrana que recubre perfectamente el núcleo. Nos fijamos en la elasticidad de esta diminuta e importante parte de la célula. A través de la membrana, vamos a poder ver la cadena de ADN.
Si nos fijamos bien, veremos que tiene forma de serpentín, incluso podemos observar las hélices que la conforman.
Nos damos cuenta que ahora el haz de luz sanadora que emana de nuestra esfera instalada en el corazón penetra dentro de esta hélice, es entonces cuando la luz penetra y se expande emitiendo su poder sanador en forma de códigos amorosos que van a restablecer cualquier avería que pueda haber…
Mantenemos la visualización, durante unos minutos, sintiendo esta regeneración y como los procesos transpersonales de nuestro ADN, comienzan a despertarse para iniciar una nueva etapa de vida más rica y saludable...
Sentimos como nos permitimos abrazar este proceso sanador…
Sentimos como nos abrazamos con aceptación y somos abrazados por el amor…

(pausa)

Cuando observamos las células, en este viaje, podemos darnos cuenta de que son similares a un Universo, por tanto en esa correspondencia, nos hacemos conscientes de que somos también un Universo, por lo que podemos asegurar que contemos algo muy sagrado. Estas células deben ser reconocidas, porque ellas también tienen que averiguar a qué Ser pertenecen. Podemos incluso hablar con ellas, de modo que se sientan parte integrante del Ser. Su funcionamiento entonces será como ese engranaje perfecto que existe en el Universo, cada uno sabrá lo que tiene que hacer y por tanto cada pieza, tendrá consciencia de que es sagrada.
Aprovechemos para darles las gracias siempre que podamos, porque gracias a ellas, respiramos y sólo respirando, vivimos.
El proceso quántico de la consciencia multidimensional, ya se ha abierto. Ahora podemos despegar libremente nuestra conciencia del cuerpo físico, para ir mucho más allá. Salimos de la célula y al hacerlo regresamos a torrente sanguíneo que nos va a llevar de vuelta al corazón.
Hemos llegado. Podemos sentir perfectamente su latido. Ahora éste es limpio, constante, libre, no lleva consigo la carga de las dificultades celulares que arrastraba.
Tras esta sanación, nuestro corazón, así como todos nuestros órganos y células, se sienten saludables.
Tomamos consciencia de que al despertar los niveles transpersonales de nuestro ADN, el paso hacia el hombre con conciencia universal, se convierte en una realidad.
Nos sentimos gratamente emocionados y agradecidos con nosotros mismos y con la propia vida, sintiendo como la frecuencia de vibración de todos nuestros cuerpos se ha acelerado, elevándose.
Nuestro corazón bombea pura alegría…
Podemos sentir el latido y de él, parece que emerge una música, se trata de la sintonía de nuestra alma, esa partitura que cada día está más cerca de ser alcanzada.
Permanecemos escuchándola, bailando, vibrando…
Integrados en la nueva vibración que emitimos al Universo, sentimos como es el momento de regresar.
Nos conectamos nuevamente con el ritmo de nuestra respiración. Notamos como es tranquilo, nuestro corazón bombea de forma apacible y sosegada, se siente fuerte y generoso. Se siente lleno de capacidad de amar y abrazar todo lo que la vida nos entregue.
Anclamos la salud de nuestras células a nuestro Ser expresando una gran sonrisa.
Respiramos profundamente y poco a poco nos conectamos con nuestras extremidades, el tronco y cabeza...
Nos conectamos con la Tierra…
y lentamente, podemos ir abriendo los ojos…


Bienvenido a la vida presente y a la vida consciente…




Texto y Narración a cargo de Núria Gómez y Karme Millán
Temple Inanna

REUNIFICACIÓN DEL SISTEMA ENERGÉTICO - PUNTO SIGMA



  
INTRODUCCION

La siguiente Técnica Holística de Meditación, tiene el objetivo de mantener al Ser Multidimensional en el Presente Quántico, de forma cohesionada partiendo del PUNTO SIGMA o “O” (zero)  del Universo, donde se halla el Origen de Creación, de cualquier Ser o Realidad, que se manifiesta en un Universo de Espacio/Tiempo.
Es importante destacar el punto de partida de esta técnica, el Punto Sigma, ya que desde este espacio es posible alcanzar vibracionalmente el consenso de nuestras tres esferas de conciencia, que nos permitirán poder alinear nuestros huevos áuricos, multidimensionales y de esta forma poder equilibrar y tener control sobre nuestro Sistema Energético Multidimensional.

Sólo después de realizar esta técnica, nos podremos dar cuenta de la importancia de mantener todas las partículas de nuestro Sistema Energético recogidas en el centro de nuestra propia cruz de creación, en lugar de tenerlas dispersas por los cuadrantes que la conforman.

Si nuestra energía estaba muy dispersa, podremos incluso sentir un ligero mareo al producirse la alineación. Estar completos y centrados, es básico para nuestra salud física mental y emocional, permitiéndonos estar en evolución constante hacia la meta prefijada desde tiempos pretéritos. No olvidemos que este centro es el que contiene toda la información de nosotros mismos y de nuestro camino de evolución con todas las probabilidades  creadas.

Retomemos nuestro rumbo y sintámonos en completitud con nuestro Ser.



(pausa)





Comenzamos…

Nos colocamos en nuestro espacio sagrado. Cerramos los ojos. Relajamos el cuerpo, comenzando por las extremidades, tronco y cabeza…
Respiramos profundamente…
Sentimos como el ritmo de nuestra respiración se relaja, armonizándose con nuestro centro cardiaco…
Un increíble y poderoso haz de luz aparece proyectado desde lo más elevado de nuestro Ser y se instala asimismo en nuestro Corazón. Es la voluntad de nuestro Ser Superior.
Continuamos conectados al ritmo de nuestra respiración…
Sentimos como nos conectamos más profundamente en nuestro Ser…
Ponemos toda la intención en relajar todos los músculos del cuerpo...
Y lentamente, entramos en un estado de total relajación…
Seguimos respirando…
Concentrados y en silencio, para alcanzar un estado de meditación profunda….

(pausa)

Conectados a nuestro ritmo de respiración, nos adentramos en las profundidades de nuestro Corazón vibrando cada vez más alto, cruzando planos donde el caudal de luz se amplifica, hasta que sentimos haber llegado a nuestro Corazón Sagrado… ese espacio que vibra a la más alta frecuencia. Nos quedamos sintiendo la profunda conexión que hemos establecido, sin dejar de sentir la alta vibración, incluso el sonido que puede emerger de nuestro interior, palpitando al unísono.
Sentimos como nuestra conciencia se resuena con este plano, y como, abriéndose paso lentamente, se sintoniza vibracionalmente.
En estado de perfecta unión de la conciencia y el corazón, ponemos toda nuestra intención en alcanzar la meta quántica que esta técnica de meditación nos proporciona. Para ello, nos conectamos con la poderosa fuerza de nuestra intención.

(pausa)

Nos visualizamos a nosotros mismos en nuestro presente…
Nos conectamos con nuestro Cuerpo Físico, hacemos un breve recorrido por sus extremidades inferiores y supriores, por todo el tronco y todos sus órganos y finalmente por la cabeza. Colocamos nuestras manos en la zona abdominal, justo a la altura del ombligo. Poco a poco nos vamos conectando con la energía que se desprende de este punto neurálgico, percibimos como lentamente se va intensificando. Cada vez es más profunda e intensa, más elevada…
Podemos visualizar nuestro ser, tal que un recién nacido, cuyo cordón umbilical, si lo seguimos, nos conduce hasta el mismo Útero Cósmico, el lugar en el que se gestó nuestra conciencia. Sentimos la amplitud del alma y la conexión con el espíritu y toda la creación. Nos sentimos sumergidos en ese útero que nos da la vida y en el que palpita nuestro corazón.
Visualizamos lo que está sucediendo en este Centro Energético Vital, y al hacerlo vemos un intenso haz de luz.
De repente nos damos cuenta que el haz de luz es el cordón umbilical y que de ahí se proyecta también otro centro vital de poder. Este segundo centro, palpita en otra dimensión, sabemos que tenemos que unir ambas energías en una. Lo hacemos, fusionamos la energía del centro umbilical con la del centro dimensional, es entonces cuando percibimos que este otro centro, es el Punto Sigma, el Zero del Universo, es la intersección entre el espacio y el tiempo, ahí donde yace la creación y toda forma de vida. Es el mismo centro de lo que conocemos como Cruz de Creación. La cruz que se expande es de proporciones perfectas, enorme, espectacular…

Ahora sabemos que nos encontramos en el Punto Sigma del Universo y que desde aquí es posible alcanzarlo todo.

Respiramos profundamente, sintiendo este Espacio/Tiempo en plenitud, inspirando toda la vibración que podemos alcanzar en este Punto Sigma. Nos sentimos en el presente absoluto, en ese lugar de absoluto equilibrio que nos da centro, serenidad, salud y armonía.

 (pausa)

Nos visualizamos rodeados de una intensa luz que se proyecta a nuestro alrededor, en forma de huevo, es la hermosa luz de nuestra aura. La observamos bien, si nos fijamos podemos distinguir su color, su intensidad, todo aquello que nos llame la atención,  la sentimos, percibimos su elevada vibración y como por nuestro Cuerpo Etérico circula en sinergia toda la energía del Ser y la del Cosmos.

(pausa 30 segundos aprox.)

Ahora que nos hemos hecho conscientes de nuestra aura, nos damos cuenta de que hay otro huevo áurico recubriendo el primero. Este segundo huevo áurico, envuelve al anterior, expandiéndose mucho más allá del Cuerpo Etérico, alcanzando la Conciencia Planetaria, conectándonos con toda forma de vida de nuestro hermoso planeta tierra. Ahora nuestra aura se ha expandido, pues esta vibración nos recuerda que pertenecemos a una gran familia de almas, a esa familia que resuena con nuestra conciencia, que es nuestra memoria del origen y que nos proyecta la luz cósmica.

Percibimos como se intensifica la vibración del Centro umbilical, como el ombligo continua siendo el eje central de todo nuestro sistema energético. Por unos instantes nos quedamos respirando profundamente nuestra aura planetaria.

(pausa 30 segundos aprox.)

Por tercera vez vamos a experimentar como el aura se sigue expandiendo. Se proyecta de nuevo más allá del huevo planetario, por lo que aparece un tercer huevo de luz que lo rodea todo, su intensidad lumínica es espectacular. Es nuestro huevo de Luz Cósmico, el que nos recuerda que pertenecemos a un todo indisoluble y nos evidencia la fuerza y la magnitud del Universo al que pertenecemos. Respiramos profundamente nuestra conexión con todo lo que existe y en concreto con la conciencia del triple logos, la que habita en el Ser, en el Planeta y en el Universo.
  
(pausa 30 segundos aprox.)

Vibrando intensamente en el Punto Sigma y en los tres huevos áuricos, es el momento de solicitar a nuestro Ser Superior, que proceda a la reunificación de toda su energía en este instante del presente absoluto…
Damos la orden para que así sea y así es.

De repente vamos a visualizar como multitud de partículas de luz dispersas, comienzan a agruparse, dirigiéndose hacia el Punto Sigma, e impactando en él. Es como si estuviéramos viendo una lluvia de estrellas y éstas las pudiéramos absorber en nosotros mismos.
Nos permitimos durante unos instantes percibir la reunificación energética que se está produciendo, hasta que cese la lluvia de partículas y toda nuestra energía se muestre presente en este ahora quántico.

(pausa)

Integramos la nueva vibración que emitimos al Universo, percibimos de nuevo el latido, dentro-fuera, sístole-diástole, es el pálpito de nuestro corazón Sagrado resonando con el Corazón Universal.

Sentimos nuestra completitud, el equilibrio y la armonía que nos proporciona este estado y como ha llegado el momento de regresar a la dimensional material.

Nos conectamos nuevamente con el ritmo de nuestra respiración. Notamos como es tranquilo, nuestro corazón bombea de forma apacible y sosegada, se siente fuerte y generoso. Se siente lleno de capacidad de amar y abrazar todo lo que la vida nos entregue.
Anclamos la salud de nuestras células a nuestro Ser, expresando una gran sonrisa.
Respiramos profundamente y poco a poco nos conectamos con nuestras extremidades, el tronco y cabeza...
Nos conectamos con la Tierra…
y lentamente, podemos ir abriendo los ojos…


Bienvenido a la vida presente y a la vida consciente…



Texto y narración a cargo Núria Gómez y Carmen Millán


TEMPLE INANNA
www.templeinanna.blogspot.com
templeinanna@gmail.com



Meditación con el Arcano de la Muerte





Una vez dispuestos en nuestro espacio sagrado y comunicados con nuestra respiración consciente, visualizamos una extensa extensión de arena dorada, cuyas dunas nos son difíciles de superar. Este esfuerzo nos indica que para llegar, se tiene que disponer de verdadera voluntad. Caminamos en silencio, únicamente acompañados por los intensos rayos del sol. Cruzamos dunas, las subimos y descendemos, incluso nos parece que no nos movemos del lugar, pues no disponemos de ningún punto de referencia que nos indique donde estamos ni hacia donde nos dirigimos, no hay nada, sólo arena y sol.
(pausa)
De repente, nos parece ver algo, es curioso es un insecto, podemos observar las huellas que deja en el dorado suelo, nos quedamos observándolo, no para de rodar sobre sí mismo y avanzar. Para lo diminuto que es, nos parece que va muy rápido. Su movimiento continuo nos anima a seguir adelante. Pero también nos decidimos por seguir sus pequeñas huellas, sentimos que no ha aparecido por casualidad y que si nos hemos cruzado en el camino, es por algo. Continuamos caminando, tras el escarabajo negro. Mientras lo hacemos, recordamos el poder vital de este mítico insecto. Una voz interior nos asegura que ha llegado el momento de transformarnos. Sentimos como aceptamos el proceso que se inicia, sabemos que este camino desértico significa que es el instante de nuestra resurrección.
Nuestro corazón se llena de alegría. El esfuerzo se convierte en pura nueva vida. Caminamos en silencio tras las huellas del escarabeo.
(pausa)
Casi sin darnos cuenta, advertimos que estamos ante la Gran Esfinge de Gizah. Quedamos impresionados. Es inmensa. Todavía no sabemos qué hacemos ahí, pero nos damos cuenta de que el escarabajo sigue adelante, penetrando entre las dos patas delanteras por un pasillo negro, sin un ápice de luz.
El más absoluto silencio lo invade todo. Caminamos a ciegas, dejándonos llevar por nuestra intuición. El pasillo es largo, aún así seguimos sintiendo el impulso de continuar caminando. De repente sentimos una presencia, nos saluda y se abre una puerta. Aparece algo de claridad que nos permite saber que hemos llegado a un acogedor salón, donde nos esperan. Estamos en los Salones de Amenti. Reconocemos el lugar. Nos entregamos al proceso. Nos sentimos altamente agradecidos por todo.
De nuestra gran alma brota la más absoluta gratitud. La expresamos abiertamente. Sabemos hoy que todo lo que nos ocurrió fue lo mejor y que gracias a ello, hoy soy quien soy.
Las familias del Amenti lo celebran con nosotros, ellas sienten idéntica gratitud por todo lo vivido.
De nuevo algo vuelve a llamar nuestra atención. Se trata del escarabeo, sube por nuestras piernas, lentamente, sentimos su poder, su energía, su sabiduría. Alcanza la sede de nuestra alma y allí se instala, mientras sentimos como se petrifica, volviéndose una pieza de arqueología. La Familia Ra me mira atentamente, ahí llevas todo de ti, ahí está escrito todo lo que fuiste, eres y serás. Recuérdalo siempre y ahora siéntete libre para continuar desde aquello que decidas, sin más condiciones, si has llegado hasta aquí es porque estás preparado.
Sentimos como nos envuelve un halo de bondad indescriptible y como todos los personajes que fuimos y que no nos pueden acompañar, se disuelven, dejándonos libres para emprender un nuevo camino, el que iremos trazando conforme nos guíen nuestros pasos.
Permanecemos respirando la transformación más profunda de nuestra alma y la anclamos poderosamente en nosotros.
(pausa)
Es el momento de salir del Amenti. Regresamos por donde hemos venido. Cruzamos el pasillo, con la curiosidad de que ahora no es oscuro. Salimos por las patas de la Esfinge y caminamos hasta la Gran Pirámide. Lo hacemos guiados por lo más sagrado. Entramos y ascendemos hasta la Sala del Rey, allí nos colocamos en su centro y tal y como lo hacemos un haz de poderosa luz, procedente de Orión, nos alcanza. Sentimos como el escarabeo se ilumina, emitiendo una gran fuente de pura energía viva, de paz y eterno amor. Sentimos la armonía más genuina y como aquello que nunca antes pudimos sentir, hoy si. No queda nada de aquello que fuimos, la luz de Orión nos conecta con el poder verdadero, no hay nada que temer, todo a regresado a su origen, nosotros también, la luz de Orión nos lo certifica. Cualquier duda se disuelve. Todo es perfecto.
Desde el interior de la Gran Pirámide sentimos la necesidad de gritar nuestro poder celestial, para que toda forma de vida nos perciba. Hemos renacido empoderados y divinos. Es el momento de caminar desde esta novedad.
(pausa)
Nos reconectamos con nuestra consciencia en nuestro espacio sagrado y sin dejar la comunicación con nuestra respiración, vamos tomando consciencia de nuestras extremidades, tronco y cabeza.
A nuestro ritmo, abriremos lo ojos y colocando las manos en nuestra sede del alma, sentiremos al escarabeo energético, símbolo de nuestra transformación.
Cuando la memoria del pasado nos desvíe en el presente, podremos recurrir a su poder para sentir la transformación que hemos elegido conscientemente y que nada del pasado se pueda apoderar de lo que mi gran alma ha elegido. 


TEMPLE INANNA

Sanación del Útero


Introducción

Esta Técnica de Meditación, va a facilitarnos la conexión y transformación de nuestro Útero materno dentro de nuestro Árbol Ancestral de encarnaciones aquí, en Gaia, para posteriormente, alcanzar el Útero Cósmico. Aquel que representa la totalidad de nuestro Ser en este Universo. El Útero  es el receptáculo en el que toda vida se fragua. En este lugar Sagrado es donde la vida se ordena, en una perfección inigualable, dando como resultado un Ser que contiene en su ADN todo lo que ha sido, lo que es, y lo que será, en perfecta sincronía. Todos aquellos arquetipos con los que vamos a tener que enfrentarnos a la vida, se nos colocan en este espacio durante la gestación. Creemos que en estos momentos en los que los arquetipos están transformándose para poder alcanzar un mayor nivel evolutivo en el inconsciente colectivo de la Humanidad, es necesario darle al útero femenino su  lugar en  nuestro Yo más profundo. Todas las religiones y creencias a lo largo de la historia de la Humanidad y que están basadas en el Poder de dominación hacia el otro, ya sea diciéndote lo que tienes que pensar, o creer y de esta forma también lo que debes sentir. En el juicio de que está bien y que está mal, condicionando así nuestra libertad de crecimiento, todas ellas, se han encargado de dejar en un segundo plano a la mujer y su vital función en la propia existencia. Lo femenino ha sido mancillado y vejado por todos aquellos que solo querían el Poder en todos sus ámbitos. Lo que ellos no sabían, que como dice la Cábala, Dios cuenta las lágrimas de las mujeres. Hasta el momento la Humanidad se ha expresado a través de la energía masculina, ha llegado el momento de conocer a la energía femenina.
El Útero es el símbolo femenino por excelencia. Solo Ella puede tener dentro de si este Espacio Sagrado de creación de vida. Por la misma Ley de correspondencia el Cosmos tiene su Útero materno donde se gesta todo lo que existe en nuestro Universo. Es un espacio donde al entrar solo podemos sentir  oscuridad, quietud y un silencio indescriptible. Es así porque está  preparado para crear la más pura y brillante Luz, donde todo es aceptado y abrazado, es la Nada y lo es Todo. Si en esta vida hemos decidido experimentarnos como un hombre, también podemos realizar esta meditación. No olvidemos que todos contenemos ambos géneros en nuestro Ser. Vamos a volver a nuestro útero, a brillar con nuestro origen.

Feliz viaje…


Comenzamos…
Nos colocamos en nuestro espacio sagrado. Cerramos los ojos. Relajamos el cuerpo, comenzando por las extremidades, tronco y cabeza. Solicitamos la presencia de nuestro Séquito de Luz y visualizamos como nos acompañan estos magníficos Seres en este precioso y mágico viaje. Un increíble y poderoso haz de luz aparece proyectado desde lo más elevado de nuestro Ser y se instala asimismo en nuestro corazón. Es la voluntad de nuestro Ser Superior.
Continuamos conectados al ritmo de nuestra respiración. Ponemos toda la intención en relajar todos los músculos del cuerpo. Y entrar en un estado de total relajación.
Seguimos respirando, concentrados y en silencio, para alcanzar un estado de meditación profunda….

(pausa)

Viajamos hasta la gruta que forma nuestro Sagrado Corazón. Para ello entramos dentro de nuestro Chakra Corazón. Vemos perfectamente como nuestro Corazón Físico late con fuerza. Aprovechamos para darle las gracias por ser el motor de nuestra vida, y darnos la posibilidad de vivir intensamente todo aquello que la vida nos trae. Atravesamos el Corazón Físico y nos encontramos con nuestro Corazón Energético, una espiral de Luz dorada con su sístole-diástole. Vemos como la energía sube y baja por esta espiral, dándonos la energía vital para que nuestro Corazón Físico pueda latir. Atravesamos nuestro Corazón Energético y por fin, podemos ver la entrada a nuestra preciosa gruta de cristal,nuestro Corazón Sagrado, allí dónde arde la Llama Trina, con sus colores rosa, azul y dorado.
En este lugar Único y Sagrado donde no existe el Tiempo ni el Espacio, nos encontramos con una Entidad que no es otra que nuestro Ser Superior. Esta acompañada por nuestros guías espirituales. Nos miramos y nos reconocemos. Nuestro Ser superior nos señalar un lugar que se encuentra detrás de la Llama Trina. Caminamos hacia este lugar.
Respiramos profundamente, entramos dentro del Fuego Sagrado. Es un Fuego que no quema, nos sentimos felices por haber llegado hasta aquí. Sintamos la alegría por todo lo conseguido.

(pequeña pausa)

Es el momento de dar las gracias a todas las entidades que nos han dado la vida, en todas nuestras vidas, en todos los tiempos y espacios. Para ello pedimos ayuda a nuestro Ser Superior, para  que nos entregue nuestro Árbol,ese en el que estarán contenidas todas las Almas con las que hemos compartido este fascinante viaje de aprendizaje y que nos han dado la vida en algún momento del Tiempo y del Espacio. No cuestionemos lo que veamos, ni en qué estado se encuentre nuestro Árbol. Lo observamos con detenimiento, pues aquí se encuentran todos nuestros Ancestros. Todas estas Almas dieron su útero para gestar la vida que hoy me permite estar aquí y ahora. Solo puedo sentir un estallido de gratitud hacia todas ellas.

(pequeñapausa)

Solicitamos que la energía del útero de nuestro Árbol, se unifique en una preciosa esfera de cristal. Vemos como de nuestro propio útero sale una brillante luz blanca y se introduce en esta esfera. A lo largo de la historia de la Humanidad muy pocos son los que a todo lo femenino le han permitido ocupar el lugar que le corresponde. El lugar Sagrado que representa contener en si este espacio dador de vida y que permite que la Creación exista y se exprese. Por todo ello ha llegado el momento de transformar quánticamente este mágico Lugar. Para ello solicitamos a nuestro Ser que nos ayude en esta transformación y nos haga entrega de la nueva esfera que contendrá los algoritmos que forman el nuevo útero materno.

(pequeña pausa)

 Sostenemos en nuestras manos la esfera que contiene las energías del útero de nuestro Árbol Ancestral, y nuestro Ser  Superior tiene en sus manos la esfera con la energía que contiene los nuevos algoritmos del útero femeninopara esta nueva andadura. Acercamos ambas esferas y observamos como la atracción es tan grande que se fusionan en una sola esfera. Cuando esto ocurre se produce un estallido de Luz tan brillante que nuestra Gruta Sagrada se ilumina con un resplandor que ciega nuestros sentidos.

 (pequeña pausa)

Cogemos la esfera, la colocamos en nuestro Árbol, en sus raíces y le damos un lugar de honor en nuestro Corazón Sagrado justo al lado de la Llama Trina. Nos damos cuenta que al colocar la esfera nuestro Árbol se ha iluminado, ha empezado a brillar, tiene hojas, flores y se intuyen preciosos frutos. Cada día vendremos a este lugar a regar con Amor este nuestro precioso Árbol para su total sanación. Coloco también la esfera en mi propio útero. Me permito sentir su vibración, y como ésta se extiende por todas mis células.

(pausa)

Ahora solo deseo hacer lo mismos con el Universo que me ha dado la vida. Deseo conocer el Útero Cósmico. Desde esta nueva vibración sé que puedo conseguirlo. Con solo desearlo aparece delante de nosotros un agujero negro.Nos invita a sumergirnos en Él. No nos lo pensamos, no sentimos miedo porque sabemos que vamos a viajar a nuestro origen estelar. Vamos a entrar al útero que lo contiene Todo. Nos tiramos y para nuestra sorpresa comenzamos a descender y a elevarnos por esta espiral con una inexplicable suavidad, parece como si estuviéramos nadando en un mar oscuro y profundo, el silencio es total. Sentimos la Paz, la Serenidad y la Plenitud más grande que jamás antes hayamos podido experimentar. Sintamos esta tremenda vibración que hay en el Útero Cósmico. De repente una brillante luz se nos acerca. A medida que lo hace nos damos cuentas de que es una hermosísima Dama. Nos entrega un regalo en forma de esfera de Luz. Nos pide que la coloquemos en nuestro corazón y nos explica que es un regalo que nos envía nuestra familia Cósmica, nuestro origen estelar. Sentimos una profunda gratitud por esta hermosa Dama que es el Útero Cósmico y a nuestro Origen, al cual volveremos algún día.

(pausa)

De repente vemos que ya hemos salido del agujero negro y estamos en nuestro Corazón Sagrado, así que
es el momento de finalizar y lo vamos a hacer con una declaración sincera de intenciones y en paz con la creación y todo lo creado.

Carta de la Hija, la Esposa y la Madre al Poder Creador
Vengo a Ti,
estoy aquí,
por mi gran Amor por Ti.
Vengo a Ti,
a traerte algo,
algo que sólo gracias a Ti,
he alcanzado.
Aquí tienes,
todo mi completo Ser,
el de la Hija, la Esposa y la Madre,
y el de todo aquello 
que pude además también ser.
Este Ser,
que anclado en la exigencia,
alcanzó a ver,
que por el milagro de la experiencia,
alcanzó a vivir.
Aquí te lo traigo,
con todas sus alegrías,
y todas sus oscuridades,
con toda su magia,
y sus días llenos de oportunidades.
Con todo lo que no supe ver,
con todo aquello que llenó mi ser,
de ira, de rabia, de ambición y desdicha.
Con las indolentes salubridades,
que la vida, que tú me regalaste,
inundaron mi alma,
incontables veces de falacias,
sin yo saber,
como trazar los caminos,
sin poner a disposición de la vida mis oídos,
sin albergar en mi alma,
más que auténticos escondrijos,
esos en los que llena de miedo,
me agoté,
por falta de valor y fe.
Tozuda, rebelde, remilgada y astuta,
creyendo saber lo que no sé,
buscando por los rincones,
una y mil formas de enloquecer,
antes que cederme a la Verdad,
de tu Creación,
sintiendo que no me querías,
tal y como Soy.
Sólo tras todo ello,
he llegado a ti.
Tienes que comprender,
que el camino no ha sido fácil,
que muchos y muchas
todavía están en lucha,
que otros muchos,
quizás no se rindan nunca,
y que otros tantos,
tras los velos de la ignorancia,
cada día esclavizados,
se alejen más de Ti,
sin saber siquiera,
que Tú ya estás aquí.
Traigo conmigo todo lo que Soy,
mi locura, mi bravura,
mi cándida ingenuidad,
mi forma de ver la justicia,
mi trágica y falsa libertad,
también, 
mi inocencia y mi ancianidad.
Traigo,
los infinitos suburbios,
donde crecí de pequeña,
donde me azotaron, me violaron, 
y me dejaron inválida de quien Soy.
Traigo conmigo,
la astucia, la pereza, la audacia,
y la pobreza, del vencedor y del vencido,
del falso apóstol, que con ahínco,
inventó como Tú eras,
y así te moldeó,
desde la farsa, la intolerancia,
el castigo y la pena,
la burla y eso que llaman ciencia.
En definitiva,
de todo aquello,
que no forma parte de tu verdad.
Debo decirte algo más,
y es que quiero que lo sepas,
que sólo y únicamente
lo he logrado,
gracias a Ellas.
A las madres de la vida,
las nutridoras y las anunciadoras,
las magas y las más bellas y ricas,
esas que pese a todo,
esbozan su sonrisa.
Las mismas,
que jamás se han agotado, 
por más que nos hallan vilipendiado.
Las mismas que te hemos odiado,
te hemos defendido,
te hemos utilizado,
y te hemos gratamente honrado,
ya fuera como brujas o bien como sacerdotisas.
A ellas, a nosotras,
a todas las que hayamos o no parido,
a los mismos hijos,
que hemos criado 
para luego habernos herido.
A los mismos maridos,
que nos han ofendido, 
despreciado, mancillado, vejado y humillado,
a los mismos individuos,
que se han apoderado,
de la esencia de la que nos dotaste, 
la misma que jamás puede esfumarse,
pues tú,
muy bien la has protegido.
Ahora, por vez primera,
quiero pedirte algo,
quiero pedirte,
que nos devuelvas a todas nuestro sitio,
ese que un buen día desocupamos,
para contribuir en los logros de tu Creación.
Agotadas,
creo que es el momento,
de que el Esposo, el Padre y el Hijo,
nos concedan nuestro sitio.
Ese trono, en el que sólo,
tras el Amor brindado,
podremos todos y cada uno de nosotros, 
sentarnos, juntos como UNO.
Y desde el verdadero Poder,
respetar a cada individuo,
sea cual sea su condición,
experiencia y naturaleza.
Eso que Tú tan bien,
has sabido hacer.
Ahora,
toma Todo lo que te entrego,
sé que no es mucho,
pero sí lo suficiente,
para que a Ti,
se te empiece a conocer.
Desde una nueva visión,
y un novedoso sentir,
ese que cada una de nosotras,
ha logrado conseguir para Ti.
Gracias. Gracias por la vida que me entregaste.
Ahora puedo abrazarla y no dejar jamás de vivir...

Tomamos conciencia de nosotros mismos en esta vida e integrados en la nueva vibración, es el momento de regresar a nuestro cuerpo.
Poco a poco, sentimos como regresamos.
Sentimos las extremidades, el tronco y la cabeza, nos conectamos también con la Tierra… Y lentamente podemos ir abriendo los ojos…

 TEMPLE INANNA